Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

La Guerra de Afganistán y la importancia de que las palabras se conviertan en hechos

Es una verdadera tragedia ver cómo el sectarismo de partido es capaz de cegar nuestra capacidad de razonar. El que aquí escribe admite sin vergüenza alguna que ha sido partícipe de esto más de una vez y a su mucho pesar. Un caso paradigmático fue el de las últimas elecciones presidenciales en Estados Unidos. Aunque a nosotros, españoles, no deberían importarnos mucho esos comicios, siguen siendo la primera superpotencia mundial tanto para lo bueno como para lo malo así que, inevitablemente, los lugares propicios para la polémica se dividieron entre los que apoyaban ciegamente a Trump y los que apoyaban ciegamente a Biden. Los primeros –entre los que me encontré- pintaban la Presidencia de Trump como la verdadera recreación de algo así como el Paraíso en la Tierra. Nada hacía mal, todo lo hizo bien. Los segundos, se dedicaron únicamente a demonizar a Trump y reiterar los ya pedantes mantras tibetanos de la Sociedad Abierta y del consenso liberal progresista que irradia todo. Por suerte,

Entradas más recientes

Nuestros pioneros

Manifiesto por una nueva posmodernidad

Volvamos a lo común

Samuel Huntington y el nacionalismo estadounidense

Daniel Webster y el nacionalismo americano

Entrevista a Robert P. Reilly