Ir al contenido principal

Entradas

Destacados

Manifiesto por una nueva posmodernidad

Hablar de posmodernidad en estos tiempos le expone a uno a sonar como un disco rayado. Hay pocas cuestiones más tratadas en el debate filosófico contemporáneo. El propio significado del término no ha estado exento de controversia. En general se podría decir que la posmodernidad es el desencanto hacia las grandes ideas de la modernidad. De la misma forma que la ciencia moderna supuso un cierto "desencantamiento" del mundo y una erosión de las creencias religiosas, la posmodernidad implica el desencantamiento de nuestro mundo, una pérdida de confianza en los principios sobre los que la civilización moderna reposaba y que se daban por supuestos: la libertad, el progreso, la democracia, la tecnología, el crecimiento económico, etc.  La disputa sobre el valor del pensamiento de los autores comúnmente considerados posmodernos es agria y profunda. Para el grueso de la intelectualidad conservadora, la posmodernidad es el veneno que destruye lo poco que quedaba del cristianismo en Occ

Entradas más recientes

Volvamos a lo común

Samuel Huntington y el nacionalismo estadounidense

Daniel Webster y el nacionalismo americano

Entrevista a Robert P. Reilly

La muerte del liberalismo conservador

¿Y si en verdad Madison fue siempre un Federalista?